Malapublicidad

Ni objetiva ni veraz, ni buena ni efectiva

Futbol, futbol, futbol, mas futbol por favor

Posted by Monica en 6 febrero 2009

El futbol es el opio del pueblo. Karl Marx habría coincidido plenamente con esta afirmación de no estar hace tiempo retirado. Aun así, este tipo de espectáculos no es un invento nuevo. Ya en la época del Imperio Romano se descubrió la utilidad que daban los anfiteatros (como el famoso Coliseo) para ganarse a la población, distraerla de sus preocupaciones y distanciarla de sus problemas. A tal efecto se ofrecían al público espectáculos gratuitos consistentes en combates entre luchadores voluntarios, ejecuciones a base de animales voluntarios, cacerías de diversos animales voluntarios e incluso combates navales (si lo permitían las instalaciones). Estos espectáculos, que hoy nos podrían parecer de dudoso gusto, cumplían, además, otra función primordial y es que servían de válvula de escape a la violencia intrínseca a la especie humana. Eran un mecanismo de control de masas.

Actualmente parece que hemos avanzado mucho desde ese tiempo. Construimos sociedades más organizadas y promocionamos valores de respeto y tolerancia a la vida. Los deportes han sustituido a la lucha armada, no necesitamos que corra la sangre para saciar nuestra sed de competencia y aplacar nuestros ancestrales, desarrollados a lo largo de muchos milenios de evolución, instintos.

La cuestión es que el futbol, máximo exponente de esta tendencia, es tratado solo como una fiesta. Desgraciadamente no es así. La forma de un estadio basa su diseño en los antiguos anfiteatros romanos. Los jugadores, al igual que los guerreros (o soldados), van uniformados y pierden su identidad hasta el extremo de ser simples números. El juego es tratado por todos como una lucha y los seguidores de ambos bandos anulan su identidad individual enfrentándose violentamente, día sí y otro también, por cosas tan abstractas y carentes de contenido como “colores de un equipo”. No, las cosas no han cambiado tanto, simplemente ahora el sistema de manipulación y control se ha sofisticado.

Un buen ejemplo de ello es la última Eurocopa. Nunca antes, en la historia de España, el país entero se había volcado tanto con un equipo que desde hace decenios únicamente provocaba suspiros y una visión pesimista. ¿A qué se debió la victoria? Y lo más interesante: ¿cuál fue su utilidad?

Técnica y capacidad deportiva aparte, nunca antes había conocido este país una campaña tan potente y a la vez tan elaborada. Por razones de espacio, en este post solo tocaré el tema de la propaganda televisiva, aunque también se utilizaron extensamente la prensa, la radio y lo que es más importante – el boca a boca. La campaña televisiva de cuatro, basada en spots, siguió cuatro fases (o al menos estas son las que he podido identificar). Durante la primera se despertó el interés del público con impactantes y espectaculares cortinillas como la que abría el post – Iker Casillas caracterizado de ángel vengador, el simbolismo no necesita ser explicado.

La segunda fase fue más delicada y perseguía dos objetivos, el primero consistía en captar la atención intrigando al espectador y despertando su curiosidad (algo inherente a todo ser humano); el segundo, más ambicioso pero igual de importante perseguía que esta curiosidad se despertase en todas las clases que conforman la sociedad y que estas, a su vez, percibiesen que había algo común a todos, algo por lo cual merecía desprenderse y sacrificar un objeto, pero no un objeto cualquiera, sino aquel que identifica socialmente una clase en un ambiente típico de esa clase, un objeto de mucho valor simbólico. A este efecto se crearon una serie de cuidadísimas cortinillas. En la primera una ejecutiva aburrida (clase media alta), sentada en la cama de un hotel de negocios, destroza una PDA. En la segunda una “fashion victim” (clase alta), destroza un mp3 caro a juego con su habitación. En el tercero un tunero y su Jenny (clase media-baja) destrozan el motivo de su vida en su medio natural – el aparcamiento de una gran superficie comercial. Y por último el más poderoso y cargado de simbolismo: se cierra el círculo, un niño y su abuelo destruyen lo que tradicionalmente ha simbolizado el paso de las tradiciones de una generación a otra, la vejez a la juventud, el clásico (y tópico) viejo reloj de bolsillo. Parece ser que todo esto se hace por una causa superior, algo que merece la pena tan simbólico sacrificio, algo llamado “Innsbruck”. Por extrañas razones se omite una clase social presente en todos los estratos sociales, tradicionalmente asociada al pensamiento crítico – los intelectuales (como por ejemplo personal investigador o becarios), pero es que aparte de ser muy pocos tampoco parece que sean personas.

Garantizando un buen grado de expectación, el misterio es resuelto en la tercera fase en una reunión secreta al más puro de un cuento fantástico. El simbolismo se vuelve más potente – el encargado de hablar a las masas es el anciano, símbolo tradicional de sabiduría y tranquilidad en el que incluso las últimas generaciones son educadas. El discurso que pronuncia tiene notas cómicas, pero la ambientación musical y la utilización de elementos dramáticos que explotan el general complejo de inferioridad (“hemos sufrido mucho”, “el fracaso del autogiro”, etc), tan propio de la sociedad española, crean una base emocional propicia que es explotada con tópicos que demuestran que “no somos tan malos” y reforzada por el grito en masa. Visto así, el grandilocuente “podemos” sale solo. Lo curioso es que a pesar de resolver un misterio, se crea otro – Torres y Casillas maniatados y una figura de aspecto mecánico al fondo. Así se mantiene la tensión.

En la última, pero quizás más importante, fase, vemos a Casillas y Torres (hasta ese momento los dos jugadores españoles mas emblemáticos) imbuidos en armaduras robotizadas hechas, supongo, con los cachitos de plástico inservible que todos aportamos – son estrellas, pero ellos somos todos (precioso y hábil simbolismo). Y a lo que nos dedicamos todos en sucesivos episodios es a destruir y aniquilar, literalmente, legiones de robots inhumanos. Son frías maquinas que merecen ser vencidas y achatarradas. Además, nos enfrentamos a un enemigo numéricamente siempre superior. Y así podemos (¿Podemos que? Pues aniquilar o destruir, esto es – vencer. Es fascinante ver como para el futbol se emplean estrategias típicas de epocas de guerra, donde es propio deshumanizar al enemigo asi como exagerar sus características y numero. Sobra decir que la producción de esta serie de cortinillas supera a la gran mayoria de producciones cinematograficas patrias.

¿Por qué era tan importante ganar la Eurocopa? ¿Por qué nunca se había puesto ese énfasis en lograr involucrar a todos en la victoria de la selección (con la consecuente y espectacular subida de moral de los jugadores) antes? ¿Es casualidad que este inmenso desembolso y notable trabajo haya coincidido con el inicio de una gravísima crisis, negada por esa época? Pienso que las casualidades no existen. Aunque es una pena que todo este talento se utilice con los mismos fines para los que fue construido el Coliseo.

Anuncios

3 comentarios to “Futbol, futbol, futbol, mas futbol por favor”

  1. leugim62 said

    Una manipulación “del pueblo” exquisita, sin necesidad de recurrir a la percepción sublliminar.
    Y una constatación directa del efecto de esta saga publicitaria, la tenemos en dos escenas creadas y representadas por José Mota, en su programa de Noche Vieja de 2008, “Es bello vivir”: en el primero se suicida por culpa de la crisis; y en el segundo la vida cobra de nuevo sentido porque España ha ganado la Eurocopa.
    Y así seguimos viviendo, al menos, en España.

  2. mlopezb said

    Muy buen post. Enhorabuena y a seguir escribiendo! :)

  3. Monica said

    #leugim De momento el show de jose mota es de lo mejorcito que hay. Me pregunto si algun dia alguien se atreverá a hacer algo parecido a Little Britain.

    #mlopezb Gracias por los animos. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: